Capacidad de carga

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capacidad de carga

Mensaje  Dr. Doom el Lun Sep 22, 2008 11:30 am

El concepto "Capacidad de carga", se refiere a la cantidad de individuos que se pueden sostener en un área en particular, de forma constante, dentro de los limites de los recursos existentes y sin degradar el ecosistema para las generaciones presentes y futuras. ¿Por qué es esto importante? Porque ninguna población puede sobrevivir por mucho tiempo una vez que ha rebasado la capacidad de carga de su medio ambiente; y cada población que lo ha hecho ha terminado igual: muriendo.

En mi opinión, una de las limitaciones o defectos más grandes de la humanidad, es el sentirse fuera de la naturaleza. En otras palabras, aunque la mayoría de la gente entiende que vivimos en un planeta con animales y plantas, de alguna forma creen que no pertenecen a ninguno de estos reinos; que poseen una característica "especial" que nos separa e incluso nos hace inmunes a las reglas y efectos del mundo natural. Esta mentalidad es apoyada fuertemente por la religión y los gobiernos, que desde siempre se ha encargado de decirnos que somos "Hijos de Dios", seres "únicos" que estamos en esta tierra para gobernar sobre todas las demás criaturas y para utilizarlas a nuestro antojo. Sin embargo, esto no es así. Las reglas y leyes naturales se aplican a los seres humanos de igual forma que a las cucarachas, a los elefantes y a las bacterias; y muy pronto nos daremos cuenta de esto... por las malas.

La capacidad de carga no es fija, y cambia de acuerdo con las necesidades básicas de cada población y los recursos naturales disponibles para satisfacer estas. La ley de Liebig nos dice que el recurso menos disponible, de acuerdo con los requerimientos per capita, es el que establecerá la cantidad de individuos que el medio ambiente puede sostener. El recurso en cuestión puede ser alimento, agua, espacio, aire, energía, o cualquier otra cosa que un individuo necesite para sobrevivir. Aquí es donde entra en escena la cima de petroleo. A principios del siglo 19, la población mundial llego por primera vez a mil millones de personas; entonces, en 1859, al comenzar la era del petroleo, también comenzó la era del crecimiento desmedido de la población del planeta. Ahora, en el 2008, hay en la tierra más de seis mil quinientos millones de personas, es decir, en menos de 200 años (y de la mano del petroleo y la revolución industrial), elevamos en mas de 6 veces la cantidad de gente sobre el planeta.

Al comenzar a declinar la producción de petroleo en el mundo, la cantidad de energía disponible para realizar todo tipo de trabajos y productos también disminuye. Y, si como muchos creen, es el petroleo y sus derivados la necesidad menos disponible, esto quiere decir que estamos en serios problemas.
Con cada año que pasa, habrá menos y menos petroleo; al mismo tiempo que la demanda de éste irá en aumento. Obviamente, estas dos situaciones se contraponen y preparan el escenario para una resolución fatal.
Las guerras por recursos serán cada vez mas cruentas y frecuentes, y el precio de todos los productos y servicios que utilizamos los seres humanos en nuestra vida diaria se irán por las nubes - eso cuando podamos encontrarlos, ya que al haber menos energía, habrá menos producción y la escasez se hará presente -. La agricultura moderna, en particular, se vera severamente afectada, ya que ésta podría describirse como el proceso mediante el cual convertimos petroleo en alimento. Desde la siembra hasta el empaquetamiento y distribución final de todo tipo de alimentos, el petroleo esta ahí, "lubricando" el proceso y haciéndolo posible. Si quitamos el petroleo de la ecuación, seria imposible producir las inmensas cantidades de comida que el mundo requiere.

No hay, hasta ahora, ninguna otra fuente que tenga la capacidad energética y demás características del petroleo.

¿Cuál es la respuesta? ¿Hay acaso solución? Probablemente no. Los cambios necesarios para ello son tan grandes y tan profundos que difícilmente serán llevados a cabo. Para empezar, necesitamos controlar de manera definitiva la cantidad de gente que hay sobre el planeta; como podrán imaginarse, esto por si solo es un problema prácticamente insuperable; cargado de todo tipo de implicaciones éticas y morales.
Por ahora, no nos queda más que prepararnos, lo mejor posible en la medida de nuestras posibilidades, para cuando la naturaleza venga a cobrar la factura.


Última edición por cualcrees el Sáb Oct 04, 2008 5:19 pm, editado 1 vez

Dr. Doom
Sol
Sol

Cantidad de envíos: 2192
Fecha de inscripción: 18/09/2008
Localización: León, México

http://www.piensale.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Die off

Mensaje  nat el Lun Sep 22, 2008 11:51 am

cualcrees escribió:Ninguna población puede sobrevivir por mucho tiempo una vez que ha rebasado la capacidad de carga de su medio ambiente; y cada población que lo ha hecho ha terminado igual: muriendo.

¿Cuál es la respuesta? ¿Hay acaso solución? Probablemente no. Los cambios necesarios para ello son tan grandes y tan profundos que difícilmente serán llevados a cabo. Para empezar, necesitamos controlar de manera definitiva la cantidad de gente que hay sobre el planeta; como podrán imaginarse, esto por si solo es un problema prácticamente insuperable; cargado de todo tipo de implicaciones éticas y morales.
Por ahora, no nos queda más que prepararnos, lo mejor posible en la medida de nuestras posibilidades, para cuando la naturaleza venga a cobrar la factura.

Entonces, por lo que dices aquí ahora que la producción del petróleo siga declinando y la demanda aumente, nos enfrentaremos a una crisis energética a nivel mundial sin forma de resolver (debido a que tdv no existe algo tan increíble para sustituir al petróleo) pero ¿Crees que ocurra un die-off? (una muerte masiva) y si esto ocurre, ¿cuánto tiempo crees que falte para el die-off? ¿Qué % sobrevivirá? ¿En cuánto tiempo morirá la gente? ¿unos años? ¿un siglo de muerte y miseria? ¿ Que paises crees que se vean afectados primero?

nat
Petróleo
Petróleo

Cantidad de envíos: 880
Fecha de inscripción: 18/09/2008
Edad: 29
Localización: León, Gto. México

http://www.sacatelaschanclas.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capacidad de carga

Mensaje  Dr. Doom el Lun Sep 22, 2008 12:28 pm

Natalia escribió:
cualcrees escribió:Ninguna población puede sobrevivir por mucho tiempo una vez que ha rebasado la capacidad de carga de su medio ambiente; y cada población que lo ha hecho ha terminado igual: muriendo.

¿Cuál es la respuesta? ¿Hay acaso solución? Probablemente no. Los cambios necesarios para ello son tan grandes y tan profundos que difícilmente serán llevados a cabo. Para empezar, necesitamos controlar de manera definitiva la cantidad de gente que hay sobre el planeta; como podrán imaginarse, esto por si solo es un problema prácticamente insuperable; cargado de todo tipo de implicaciones éticas y morales.
Por ahora, no nos queda más que prepararnos, lo mejor posible en la medida de nuestras posibilidades, para cuando la naturaleza venga a cobrar la factura.

Entonces, por lo que dices aquí ahora que la producción del petróleo siga declinando y la demanda aumente, nos enfrentaremos a una crisis energética a nivel mundial sin forma de resolver (debido a que tdv no existe algo tan increíble para sustituir al petróleo) pero ¿Crees que ocurra un die-off? (una muerte masiva) y si esto ocurre, ¿cuánto tiempo crees que falte para el die-off? ¿Qué % sobrevivirá? ¿En cuánto tiempo morirá la gente? ¿unos años? ¿un siglo de muerte y miseria? ¿ Que paises crees que se vean afectados primero?

¡Esa es la pregunta del millón! Dependiendo a quien se la plantees, los cálculos sobre cual es la capacidad de carga del planeta varían desde unos cuantos cientos de millones, 500 tal vez, hasta 2.5 miles de millones o más; muchos piensan que si la población del planeta antes de la era del petroleo era de mi millones, ésta sería la cantidad que el planeta puede soportar; aunque, al mismo tiempo, los daños que hemos infligido sobre nuestro mundo afectan también la cantidad de gente que éste pudiera sostener luego de una reducción masiva en la población. Pero la realidad es que todos coinciden en que la capacidad de carga es mucho menor a la cantidad actual. Lo difícil es saber cuando y como se encargara la tierra de reducir nuestros números; puede ser un proceso largo, como mencionas tu, tal vez todo un siglo de muerte y miseria; o puede suceder de forma mas o menos rápida... todo depende de los efectos de peak oil en los precios y disponibilidad de recursos.

Sobre que países se verían afectados primero; yo he leído dos opiniones encontradas: por un lado la gente que dice que los países pobres se verían más afectados por el aumento en precios y escasez de comida; o los que dicen que al contrario, que al ser gente pobre que ya de por si esta acostumbrada a una vida de limitaciones y que no utilizan tanto petroleo, serian los que aguantarían mejor una crisis de este tipo.

Así que la respuesta a la mayoría de estas preguntas, es un enorme "¡Quien sabe!" confused

Dr. Doom
Sol
Sol

Cantidad de envíos: 2192
Fecha de inscripción: 18/09/2008
Localización: León, México

http://www.piensale.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capacidad de carga

Mensaje  nat el Mar Ago 11, 2009 5:32 pm

Aquí les dejo un poco más de información sobre la capacidad de carga:

"Se hizo así evidente que la naturaleza, en un futuro no muy lejano, debe instituir procedimientos de bancarrota contra la civilización industrial y quizá contra la creciente cosecha de carne humana, simplemente como la naturaleza ya ha hecho muchas otras veces a otras especies consumidoras de detritus, con posterioridad a su exuberante expansión y en respuesta a los depósitos de ahorro que sus ecosistemas habían acumulado antes de que tuviesen la oportunidad de comenzar a agotarlos… Habiéndose convertido en una especie superdetritívora, la humanidad quedó destinada no solamente a su sucesión, sino a la quiebra."

William R. Catton Jr.
Overshoot ("Sobrecarga"), 1980

Los ecologistas definen "capacidad de carga" como la población de una determinada especie que un hábitat definido puede soportar indefinidamente, sin dañar permanentemente el ecosistema del que son dependientes. Sin embargo, debido a nuestra variable tecnológica cultural y los diferentes modelos de consumo y comercio, no se puede aplicar para los seres humanos un simple conteo de individuos vinculado a un territorio. La capacidad de carga humana tiene que ser interpretada como la tasa máxima de consumo de recursos y descarga de residuos que se puede sostener indefinidamente sin desequilibrar progresivamente la integridad funcional y la productividad de los ecosistemas principales, sin importar dónde se encuentren estos últimos. La correspondiente población humana es una función de las relaciones entre el consumo material y la producción de residuos per capita o la productividad neta dividida por la demanda per capita. Esta formulación es un ajuste sencillo de la ‘Tercera Ley de la Ecología Humana’, de Hardin:

(Impacto humano total sobre la ecosfera) = (Población) x (impacto per capita)

Las anteriores versiones de esta ley son de Ehrlich y Holdren, quienes reconocen también que el impacto humano es un producto de la población, de la afluencia (consumo) y de la tecnología: I =PAT (Impacto = Población · Afluencia · Tecnología). El asunto importante aquí es que una tasa dada de disponibilidad de recursos puede sustentar a poca gente con un buen nivel de bienestar o a más gente en niveles de subsistencia.

Ahora, la inversa de la capacidad de carga tradicional proporciona una estimación de las exigencias de capital natural en términos de territorio productivo. En vez de preguntarse qué población puede soportar una región determinada de forma sostenible, la pregunta es ¿cuánta tierra productiva y agua de los diferentes ecosistemas se necesita para mantener la población de una región determinada indefinidamente y con los niveles de consumo actuales?

Los datos preliminares para las regiones desarrolladas sugieren que el consumo primario per capita de alimentos, productos madereros, combustible y capacidad de procesamiento de residuos en forma continuada, exige hasta varias hectáreas de ecosistema productivo, cuya cantidad exacta depende de los niveles promedios de consumo (esto es, del flujo de utilización de recursos). Este promedio per capita ‘planetoide personal’ se puede utilizar para estimar el área total exigida para mantener a una población dada. William Rees llama a este área conjunta la “huella ecológica” relevante de una comunidad sobre la tierra.

Este acercamiento desvela que la tierra ‘consumida’ por las regiones urbanas es, típicamente y como mínimo de un orden de magnitud mayor que la que contienen sus demarcaciones políticas o el área construida asociada. Esas brillantes estrellas económicas que son las ciudades son, sin embargo, un agujero negro entrópico absorbiendo recursos materiales concentrados y la producción de baja entropía de una amplia zona dispersa muchas veces superior al tamaño de la ciudad en sí.

La región del valle Lower-Fraser de Vancouver, en la Columbia Británica, sirve como ejemplo. Simplificando, se puede considerar el uso ecológico de la región boscosa y arable para alimentación doméstica, productos forestales y consumo de energía fósil en sí misma: suponiendo un promedio de la dieta canadiense y las prácticas normales de gestión, se requieren 1,1 hectáreas de tierra per capita para producción alimenticia, 0,5 hectáreas para productos forestales y se exigirían 3,5 hectáreas para producir la energía de biomasa (etanol) equivalente al consumo per capita actual de energía fósil Además, se requiere un área comparable de bosque templado exclusivamente para asimilar las actuales emisiones de CO2 per capita. Así, para soportar solamente su alimentación y el consumo de energía fósil, el millón setecientos mil personas de la región exigirían, de forma conservadora, unos 8,7 millones de hectáreas de tierra en producción permanente. Shocked El valle tiene, sin embargo sólo 400.000 hectáreas. Por tanto, la población de esta región, ‘importa’ la capacidad productiva de al menos unas 22 veces la superficie de tierra que ocupa ahora para mantener sus estilos de vida. Con unos 425 habitantes por Km2 la densidad de población del valle es comparable a la de Holanda (442 personas/km2).

Incluso con consumos per capita generalmente menores, los países europeos viven mucho más allá de sus posibilidades ecológicas. Por ejemplo, la población de Holanda consume los recursos de una tierra productiva unas 14 veces mayor de la existente dentro de sus propias fronteras (aproximadamente unos 110.000 km2 para alimentación y productos forestales y 360.000 km2 para energía.

La Huella Ecológica es la medida de la “carga” impuesta por una determinada población sobre la naturaleza. Representa el territorio necesario para sostener los niveles dados de consumo de recursos y deshecho de residuos de esa población.


No hay duda de que los seres humanos tienen una vertiente competitiva y que la selección natural y sociocultural ha favorecido históricamente a aquellos individuos y culturas que han tenido más éxito en el control de los recursos y en explotar la munificencia de la naturaleza. Hay también muchas evidencias arqueológicas e históricas de que muchas culturas han colapsado por el peso de su propio éxito. Las sociedades humanas como la Mesopotámica, la Maya o la de los habitantes de la Isla de Pascua, que se han expandido temporal y espacialmente, se arruinaron al sobrepasar la capacidad de su entorno para mantenerlos, agotaron sus hábitats locales.

En la actualidad, la humanidad se ha convertido, por supuesto, en una cultura global, dirigida cada vez más por una filosofía de expansionismo competitivo, una cultura que está avasallando y consumiendo la tierra. El problema es que incluso el más gordo y rico de todos nosotros no dispone de medios para abandonar el marchito casco de nuestro hábitat una vez que lo ha consumido, y no existe una evidencia de que haya otro planeta como la Tierra en nuestro bosque galáctico.

La buena noticia es que los humanos disponen del regalo de la conciencia y de la elección inteligente, y conocer nuestras circunstancias es una invitación al cambio.

El primer paso hacia la reducción del impacto ecológico, es reconocer que la crisis medioambiental no es tanto un problema medioambiental o técnico, como un problema social y de conciencia. Por tanto, se puede resolver únicamente desde la perspectiva de soluciones sociales y de comportamiento. En un planeta finito, con esta capacidad de carga humana, una sociedad movida fundamentalmente por el individualismo egoísta tiene el mismo potencial de sostenibilidad que un batallón de escorpiones agitados en una botella. Los seres humanos son organismos ciertamente competitivos, pero también son seres socialmente cooperativos. Desde luego no es una ironía menor (aunque parezca que muchos asesores políticos no se han dado cuenta de ello) que algunas de las sociedades que han tenido mayor éxito económico y competitivo, han sido aquellas que mejor han cooperado internamente, aquellas que poseían mayores reservas de capital social y cultural.

Los humanos, no tenemos otra elección que la de reducir nuestra “Huella Ecológica”. La gente tiene un gran potencial que descubrir a la hora de enfrentarse a los más grandes retos de nuestra seguridad colectiva. Como William Catton dijo en 1980 en su clásico libro, Sobrecarga: “Si, habiendo sobrepasado la capacidad de carga, no podemos impedir el choque, quizá con un entendimiento ecológico de sus causas reales, podamos mantenernos como seres humanos en circunstancias que de otra forma, nos hubieran tornado en bestias”. Por supuesto creemos que enfrentarnos a la realidad de la sobrecarga ecológica, nos forzará a descubrir y ejercitar aquellas cualidades especiales que distinguen a los humanos de otras especies sensibles, y convertirnos en verdaderamente humanos. En este sentido, el cambio ecológico global puede muy bien resultar nuestra última gran oportunidad de probar que existe vida verdaderamente inteligente en la Tierra.

Si los seres humanos no pueden controlar su explosivo crecimiento de población en el próximo siglo, lo harán las enfermedades y el hambre, han concluido los ecologistas de la Universidad de Cornell, a partir de un análisis de los menguantes recursos.

"Un sombrío futuro, sin suficiente tierra cultivable, agua y energía para producir alimentos para 12.000 millones de seres se puede evitar y aún no está muy cercano", dijo un preocupado David Pimentel en la Asociación Americana por el Avance de la Ciencia (American Association for the Advancement of Science -AAAS-), en una sesión sobre “¿Cuántas personas puede soportar la Tierra?”. Las tecnologías agrícolas respetuosas con el medio ambiente no serán suficientes para asegurar una adecuada cantidad de suministros a las futuras generaciones, a menos que el crecimiento de la población humana sea restringido simultáneamente.

La “población óptima” que la Tierra puede soportar con un aceptable nivel de vida es menos de dos mil millones, incluyendo a menos de 200 millones en los Estados Unidos, recalcó el científico de Cornell. Pero si la población mundial alcanza los 12.000 millones, como se predice para dentro de 50 años, al menos 3.000 millones estarán malnutridos y serán vulnerables a las enfermedades, según determinó el análisis de los recursos de Cornell. El futuro agrícola del planeta -con una decreciente productividad de las cosechas- se puede ver en la China actual, sugirió Pimentel.

China posee ahora 0,08 hectáreas de tierra de cultivo per capita, comparadas con el promedio mundial de 0,27 hectáreas y las 0,5 hectáreas per capita consideradas el mínimo para una dieta diversa como la que disponen los habitantes de los EE UU y Europa. Cerca de un tercio de las tierras de cultivo del planeta se han abandonado en los últimos 40 años, debido a que la erosión las hace improductivas.

La competición por los suministros menguantes de agua dulce también se están intensificando, concluyeron los ecologistas de Cornell. La producción agrícola consume más agua dulce que cualquier otra actividad humana (alrededor del 87 %) y un 40% de la población mundial vive en regiones que compiten directamente por un agua que se consume más rápidamente de lo que se reestablece. La escasez de agua exacerba los problemas sanitarios, señaló el análisis de los ecologistas. Cerca de un 90% de las enfermedades en los países en vías de desarrollo provienen de la falta de agua potable. A escala mundial, se contraen unos 4.000 millones de enfermedades cada año por el agua (en malas condiciones) y unos 6 millones de personas mueren por enfermedades derivadas del agua en mal estado, dijo Pimentel. “Cuando la gente enferma de diarrea, malaria u otra enfermedad seria, se pierde entre el 5 y el 20% de su ingestión a causa de la enfermedad” dijo.

Los precios de los combustibles fósiles subirán a medida que los suministros se vayan agotando. Mientras que los EE UU pueden permitirse importar más petróleo cuando sus reservas se agoten en los próximos 15 ó 20 años, los países en vías de desarrollo no pueden hacerlo. "Actualmente, el alto precio de importación de los combustibles fósiles hace para los agricultores pobres difícil, sino imposible, la irrigación y el suministro de fertilizantes y pesticidas".

Los ecologistas señalaron dos alarmantes tendencias: al mismo tiempo que la población mundial crece geométricamente, la disponibilidad de granos per capita, que representa el 80% de la alimentación mundial, ha estado cayendo en los últimos 15 años. Las exportaciones desde los pocos países que ahora disponen de los recursos para producir excedentes cesarán cuando cada bocado se necesite para alimentar a sus propias crecientes poblaciones, predijeron los ecologistas. Esto causará un cierto malestar económico a los EE UU, que cuentan con las exportaciones de alimentos para equilibrar su balanza de pagos. Pero el dolor real despedazará a las naciones que no podrán crecer lo suficiente, dijo Pimentel. “Cuando se alcancen los límites globales biológicos y físicos de la producción nacional, la importación de alimentos no será una opción viable para ningún país”, dijo. “En este momento la importación de alimentos para los ricos sólo se podrá mantener privando de alimentos a los pobres sin poder”


Fuente: Crisis energética
Publicado por by The International Society for Ecological Economics e Island Press, 1994
Traducido por Pedro Prieto y revisado por Ricardo Jiménez
Artículo en inglés Dieoff


Última edición por nat el Miér Ago 12, 2009 8:32 am, editado 1 vez (Razón : Para poner la fuente)

_________________
"Daría mi dinero en energía solar…ojalá no esperemos hasta que el petróleo y el carbón se acaben y lo enfrentemos.”

—Thomas Edison, en conversación con Henry Ford y Harvey Firestone, Marzo 1931.

nat
Petróleo
Petróleo

Cantidad de envíos: 880
Fecha de inscripción: 18/09/2008
Edad: 29
Localización: León, Gto. México

http://www.sacatelaschanclas.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.